Síguenos:

Este 22 de febrero conmemoramos el cumpleaños de BP, nuestro fundador. Por ese motivo, como sabéis, haremos una merienda todo el Grupo juntos, para celebrarlo en hermandad.
Sólo tienes que traer algo para compartir y el Grupo pondrá «picaote» y bebida, además, prepárate porque…

¡Hemos preparado algo especial para la ocasión!



[toggle title=»Biografía de Baden Powell» iconColor=»rgba(116,40,184,1)» titleSize=»18″ iconSize=»12″]

Robert Stephenson Smyth Baden Powell nació en Londres, Inglaterra el 22 de febrero de 1857, siendo el hijo número doce de un pastor protestante y profesor de geometría en Oxford.

Su madre Henriett Grace Smyth se hizo cargo de la familia al morir el Sr. Baden Powell, teniendo Robert solo 3 años, poco después todos los hijos adoptan el nombre de su padre como parte de su apellido dejándolo como Baden Powell. Su niñez transcurre dentro de una familia amorosa en donde recibe los valores y educación que lo llevarían a ser héroe en Inglaterra. Su vida académica, inicia cuando ingresa a la escuela pública de Charterhouse a los 13 años en donde destaca por su excelente carácter y simpatía, y por sus habilidades artísticas y deportivas. Fueron determinantes sus vacaciones familiares en el campo en donde, con sus hermanos mayores, aprendió a amar la naturaleza y convivir con ella.

Como militar, Baden Powell tuvo a su cargo la defensa de las colonias inglesas en India y África. A los 19 años, ingresó al ejército después de aprobar un difícil examen de admisión, por sus buenos resultados inició como subteniente en el 13° regimiento de los Húsares acantonados en la India, donde, posiblemente inició el escultismo, ya que logró ser líder de los Scouts, un grupo dentro del regimiento que tenía a su cargo las tareas de exploración, de donde surgió la frase “Be Prepared” porque siempre debían estar listos para atender cualquier emergencia. La batalla de Mafeking contra los colonizadores holandeses, conocidos como los Boers, fue la más importante, lo consagró como héroe ya que para vencerlos necesitó de un gran ingenio, carácter y astucia para imponerse en una misión que parecía perdida. Por lo que muchos jóvenes en Inglaterra empezaron a leer su libro “Aids to Scouting” e imitar sus métodos. 1907 es el año clave para el Movimiento Scout ya que Baden Powell decide poner en práctica todos sus escritos reunidos durante su vida militar. Para probar su nuevo método, reúne a un grupo de muchachos en campamento, en la Isla de Brownsea, Inglaterra, los resultados rebasaron cualquier expectativa prevista por el fundador del Escultismo Internacional, los muchachos recibieron la instrucción con gran entusiasmo y no lo dejaron jamás.

Después de este primer campamento, publicó su libro “Escultismo para Muchachos” y un periódico quincenal llamado “The Scout”, entonces el Escultismo se propagó por diferentes ciudades de Europa, lo cual demandó más de su tiempo y bajo el consentimiento del Rey, renunció al ejército para dedicarse en cuerpo y alma al Movimiento Scout. Como una muestra del acogimiento del Escultismo en el Mundo, se llevó a cabo una reunión en el Palacio de Cristal, en Londres, Inglaterra, a la cual asistieron más de 11,000 muchachos y un grupo de muchachas, lo que los hizo pensar en crear un grupo especial para mujeres bajo la conducción de su hermana Agnes, con lo cual surgió el Guidismo; muy pronto los niños mostraron también un gran interés por formar parte del Escultismo, fue así como surgieron los Lobatos, basándose en el cuento “El Libro de la Selva” dentro un libro de su amigo Rudyard Kippling, donde llenándolos de fantasía y mística, logró hacer un trabajo de preparación para los niños. El impacto de su método Escultista rebasó el movimiento Scout, ya que muchos de sus textos se utilizaron para formación de brigadas civiles, grupos religiosos, así como para la formación de maestros, tanto que se adoptaron como libros de texto en las escuelas, siempre teniendo como meta el desarrollo del espíritu de servicio.

Baden Powell murió en Kenia el 8 de enero de 1941, pero no murieron sus 34 años de servicio a un movimiento que fue reclamado por los jóvenes y para los jóvenes, que desconoció fronteras, razas y credos, para unir a Scouts de todas las nacionalidades bajo el estandarte de la Flor de Lis, que al portarla del lado del corazón nos obliga a reconocer en cualquier Scout a un hermano, que trabaja en pro de la naturaleza y de la humanidad en una vida de servicio.

[/toggle]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.